21 octubre, 2019

Martínez: Unos pocos poderosos niegan los avances del país y ello es tergiversar la realidad




daniel

Martínez otorgó una entrevista al programa “Plan País” de TNU que conduce la periodista, Ana María Mizrahi.

Al ser consultado por la consigna del Frente Amplio referida a: “No perder lo bueno y hacerlo mejor”, Martínez explicó que “lo bueno es que en los últimos 15 años ha habido gobernantes con sensibilidad humana, porque a los gobernantes anteriores les faltó capacidad para entender las realidades de la mayor parte del pueblo uruguayo”.

Agregó que el país ha experimentado un período de crecimiento continuo, de más de 15 años, a tasas históricas, con la mayor distribución de la riqueza y todo ello en medio de una región y un mundo convulsionados. En cambio, en la década de los 90 el país creció, pero no se redistribuyó la riqueza.

Martínez destacó la aplicación de “políticas que han brindado oportunidades a los muchachos de pueblos perdidos del interior del país o de barrios populares y que hoy ganan premios de robótica o ciencia en el mundo”.

Asimismo, remarcó que antes eran 700.000 trabajadores que tenían acceso a la salud, a través de DISSE, y ahora son más de 2.5 millones quienes tienen FONASA.

Destacó, también, que el Frente Amplio ha realizado una inversión “histórica en infraestructura en educación”.

“Además, en la actualidad tenemos la posibilidad de capacitar al 100% de los estudiantes que pueden acceder a enseñanza media, cuando antes de los gobiernos del Frente Amplio estaban a caballito, uno sobre otro, porque no había lugar”, comparó.

Dijo que se necesita “diversificar la matriz productiva, avanzar a segmentos de más valor agregado, más inclusión tecnológica y promover el emprendedurismo”.

“Pero negar los avances del país, como lo hacen unos pocos poderosos que no se sienten contentos, es tergiversar absolutamente la realidad”, cuestionó Martínez.

Seriedad macroeconómica

En otro orden, el candidato presidencial frenteamplista se refirió a “asegurar la seriedad macroeconómica y la estabilidad financiera que hoy ya tiene el país”.

“Antes, el país tenía una deuda neta cercana a un  80% y en la actualidad ha bajado a 41%. Hoy tenemos más reservas para el cumplimiento de las obligaciones, y tenemos una buena parte del endeudamiento en pesos uruguayos, somos una nación con grado inversor y tenemos el riesgo país más bajo de la historia y por debajo del promedio de los países emergentes que tienen grado inversor. Eso nadie lo regala”, sentenció.

Manifestó que “ya en las décadas del 50 y 60 el conocimiento, el desarrollo científico-tecnológico pasó a ser la verdadera riqueza de un país y cada vez menos los recursos naturales, pero eso nunca lo entendieron blancos y colorados”.

Agregó que el conocimiento del ser humano se duplica cada dos años y ello implica “nuevas respuestas”, por lo cual la importancia de “focalizarse” en sectores que generen un motor de arrastre de la economía, generando actividades con mucho valor agregado y ocupación con mejores salarios.

Seguridad

Por otro lado, Martínez dijo que la seguridad y la convivencia son “dos caras de una misma moneda”, que hacen a la calidad de vida de la gente.

Resaltó su Plan de Seguridad compuesto por 12 puntos y que abarca desde la coordinación entre Poder Ejecutivo y Poder Judicial, hasta acciones preventivas y atacar la violencia de género donde existe la mayor cantidad de denuncias.

También resaltó el “Plan más barrio y más convivencia” que se focalizará en 25 zonas del territorio nacional donde existe vulnerabilidad socio-económica lo cual permite el enquistamiento de mafias que atentan contra los vecinos. Por ello, el objetivo es “llevar calidad de vida a través de educación, salud, vivienda y trabajo, es decir, todo lo implique dignificar la calidad de vida”.

Vivienda

En cuanto a la vivienda, Martínez dijo que se deben buscar “alternativas constructivas” para que el dinero rinda más.

Ejemplificó con la iniciativa de construcción de viviendas por la cual la Intendencia de Montevideo cubre el 30% del total del gasto y el Ministerio de Vivienda aporta el 70% restante.

“Estamos hablando de vivienda de calidad, porque las soluciones habitacionales de otros gobiernos eran una vergüenza”, cuestionó.

Relaciones laborales

Martínez también fue consultado por temas laborales. En dicho marco aseguró que mantendrá el sistema de negociación colectiva. “La negociación tripartita es el espíritu, porque tratar de laudar solo por salario mínimo, como pretende la oposición, es una forma de minimizar y volver a modelos que no sirvieron”.

La existencia de los Consejos de Salarios ha implicado que “el salario real haya mejorado un 60% en promedio en todo el país, lo cual ha sido un factor que ayudó a la redistribución de la riqueza”.

Impuestos

En otro orden, Martínez aseguró que “la carga impositiva global es adecuada para el tamaño y el nivel de desarrollo del país”.

“La visión es no subir los impuestos, entendemos que no es el camino, salvo que haya una debacle en el mundo”, remarcó.

Martínez dijo que “en el año 2002, Argentina sufrió un resfriado que casi hizo morir de una gripe espantosa al Uruguay. Ahora en Argentina existió una crisis peor y Uruguay salió muy poco afectado”.

“Son realidades que la gente tiene que valorar. En el 2002, la mitad de la población estaba en la pobreza, había un 20% de desocupación y los gurises comían en ollas populares. Eso pasó en un gobierno de blancos y colorados juntos”, cuestionó.

También se refirió a sus propuestas para incentivar la producción agropecuaria familiar y a las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES) con exoneración de tributos.

Recordó que el Impuesto a las Transacciones Patrimoniales fue creado por Luis Alberto Lacalle (1990-1995) y es 3%, parejo para todos. Por lo cual preguntó si no convendría “achicarlo para aquellos sectores medios y bajos y aumentarlo para quienes tienen más capital”.

Gasto público y menor déficit fiscal

Martínez reconoció que le preocupa el déficit fiscal, pero dijo que “no es el único parámetro para medir la salud financiera del país”.

“En la actualidad se encuentra en 4,8%, es alto, y nos hemos propuesto bajarlo dos puntos haciendo que el crecimiento de la economía sea mayor que el crecimiento del gasto público”.

Dijo que también se debe atacar el problema de la seguridad social donde hay un sector que “tiene diferencias notorias y no se tuvo el acuerdo para modificarlo en su momento”.

En ese marco, añadió que otro aspecto a tener en cuenta y que ayuda, aunque no es determinante, es la austeridad, pero no como shock sino como un deber moral y ético de los servidores públicos.

Propuso no presupuestar por cada ministerio, y sí hacerlo por programa. En tal sentido ejemplificó con la aplicacion de un plan para atacar la pobreza en la primera infancia, que se encuentra en un 17,2% es “gravísima”. Para ello varios ministerios tienen que colaborar en abatirla, por lo cual se destinarán recursos para el programa en el que estarán involucradas distintas carteras ministeriales.

Educación

Por otro lado, Martínez dijo que destinar el 6% del PBI a la educación y el 1% para ciencia y tecnología es un “objetivo comprometido”.

“Estamos trabajando en un nuevo plan de ciencia, tecnología e innovación para enfocar la tecnología y la aplicación de las ciencias básicas a la vida cotidiana, a la solución de los problemas. Ojalá tengamos capacidad de gastar el 1% del PBI en ciencia y tecnología, porque ello implicaría que dimos un salto descomunal en calidad”, puntualizó.









Source link

Facebook Comments

Deja un comentario